(5411) 4753-9913 / Cel: 15 4417 3600  volver al home
El masaje de bebés es un arte tan antiguo como profundo. Simple pero dificil, dificil porque es simple.
Como todo lo que es profundo. En todo arte hay una técnica. Que es necesario aprender y dominar. El arte en sí mismo
no aparecerá sino después. De hecho, existirá todo el tiempo. Justamente porque está más allá de la duración.

Como el niño debe estar enteramente desnudo, es importante que el masaje se dé en una pieza caldeada.
El bebé no debe experimentar la impresión de frío. En verano, el masaje se dará preferentemente al aire libre, y acto seguido
se dejará al niño al sol, desnudo. El masaje se dá con aceite que previamente se habrá entibiado.

Hay que dejar de lado todo aceite mineral y no emplear más que aceites naturales.
En la India, las mujeres emplean el aceite de mostaza en invierno y el aceite de coco en verano.
El bebé debe estar sin haber comido, esto es, el masaje no se dará inmediatamente después que haya tomado la teta o la mamadera.
Al masaje seguirá el baño. Que completará el efecto de relajamiento profundo y le sacará a la piel el exceso de aceite no absorbido.

El masaje se dará durante la mañana, pudiéndose repetir a la tarde, antes del sueño. La mujer debe estar sentada en el piso, este es un punto esencial. Sentada en el suelo mismo. Piernas extendidas, espalda bien derecha, hombros distendidos. Masajear al bebé sobre una mesa es perder el significado profundo. El bebé va sobre sus piernas, a las que previamente usted ha colocado una toalla, bajo la cual es conveniente poner una tela impermeable, ya que la profundidad del masaje, muchas veces hará que la criatura vacíe su vejiga.
Se mirarán el uno al otro. Ese contacto de los ojos es de gran importancia.

Todo el tiempo del masaje háblele a su bebé con los ojos... con las manos... con la voz... con su ser. Si es verano, si hace calor o simplemente si está en su casa y quiere hacerlo, póngase cómoda... cuanto menos vestimenta tenga más libre estará su cuerpo
y mejor lo hará. Y entonces no ponga nada entre su bebé y usted. Coloque ese cuerpito directamente sobre sus piernas y disfrútelo.