(5411) 4753-9913 / Cel: 15 4417 3600  volver al home
Los nervios que tapizan las mucosas de la nariz, son una ramificación del nervio trigémino. Este nervio está unido con todos los demás nervios craneanos. Por lo tanto, haciendo "vibrar" las mucosas de la nariz, con una expiración explosiva, se crean automáticamente importantes reflejos en todos los nervios.

El "neti-kryia" es un método hindú para la higiene nasal. Se debe hacer con un pequeño recipiente llamado "lota" o "kafa", el cual se llena de agua tibia y se le agrega una cucharadita de sal marina. Delante de una pileta o lavatorio coloca el pico de la lota en un orificio nasal. Inclina la cabeza de costado y se sorprenderá al sentir pasar el agua a través de su nariz hasta salir por el otro orificio nasal.
Luego inclina la cabeza hacia el otro lado y repite la operación por el otro orificio nasal.
Mientras hace esto la boca permanece abierta con lo cual no se arriesga a tragarla.

La práctica asidua del "Neti-Kryia" elimina todas las mucosidades que se hallan en la nariz y en los senos nasales. Es el mejor medio de prevenir resfríos y sinusitis. El agua que corre por los canales de la nariz crea un importante reflejo central que estimula los nervios ópticos y acústicos. Además aumenta el poder de concentración. Después del lavaje nasal, no se suene, ssolo sople por la nariz sobre el lavatorio.

El buen funcionamiento de la mucosa nasal está estrechamente vinculado a las facultades de adaptación del sistema neurovegetativo.
Este sistema nervioso es autónomo. Una vez que el aire ha penetrado en los pulmones, el oxígeno y otros gases como el neón,
xenón, y el nitrógeno van a unirse al flujo sanguíneo para asegurar las funciones inherentes al cuerpo.
Las neuronas del cerebro son importantes consumidoras de oxígeno.

El oxígeno penetra en el cuerpo por el sexto sentido: la piel. O sea que cuando se dice que el cuerpo entero respira es bien cierto.
Por lo tanto, intente sentir esa respiración total hasta en lo más hondo de sí mismo.