(5411) 4753-9913 / Cel: 15 4417 3600  volver al home
Do-In significa literalmente "el camino a casa". La casa es el cuerpo humano, morada del espíritu y del T`Chi (Qui), la energía
primordial de vida. El principio del Do-In se basa en el concepto chino (taoista) de que el universo es un organismo vivo y dinámico, constituido por una energía cósmica básica (Qui), de la cual derivan por condensación y diferenciación, todas las cosas existentes.

El organismo humano es una réplica del universo y, como tal, está sujeto a las mismas leyes que rigen a la naturaleza.
El Qui fluyendo incesantemente por los canales específicos, colocaría al organismo en sintonía con la naturaleza.
El Qui es constantemente captado por determinados puntos de localización subcutánea y transmitido de un punto
al punto siguiente formando un verdadero sistema circulatorio de energía.

El perfecto funcionamiento del cuerpo humano estaría, de esa forma, condicionado a la buena asimilación
y transmisión del Qui, sin bloqueos. Cualquier dolencia, física o mental, indica un estancamiento de Qui.

Un congestionamiento energético a lo largo de los meridianos (líneas de transmisión) y el primer nivel de desarrollo de la dolencia. Frecuentemente, por eso, ese desequilibrio es demasiado sutil para que pueda ser observado por un examen médico.

La técnica Do-In consiste justamente en activar los meridianos a través del auto masaje
y el restablecimiento del flujo energético antes de que se instalen lesiones orgánicas.

El Do-In dada su simplicidad, va convirtiéndose al lado de otras terapias orientales, en un
importante camino para la reunión del hombre con lo que le es más preciado: su salud.